Saltar al contenido

Declaración de la renta estando de ERTE

El año 2020 ha sido excepcional por causa de la pandemia del coronavirus.

Declaración de la renta estando de ERTE

El confinamiento domiciliario y las constantes medidas restrictivas de movilidad, horarios y cierres en buena parte del comercio minorista, ha abocado a muchas Pymes y autónomos a recurrir a la figura del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causas por causas de fuerza mayor. Esta figura da al empleador dos opciones:

  1. Bien dejar en suspenso los contratos laborales en vigor, dando derecho al trabajador a percibir la prestación del Servicio Público de Empleo (SEPE).
  2. Bien a reducir el número de horas de los trabajadores, en cuyo caso estos verán reducidos su salario pero recibirán como compensación por la reducción jornada una prestación del SEPE.

Desgraciadamente esta situación es la de muchísimos trabajadores que se han visto afectados por una u otra de las medidas indicadas.

¿Qué consecuencias fiscales tiene un ERTE?

La principal consecuencia para un trabajador en su declaración de la renta es que durante el ejercicio 2020 habrá tenido dos pagadores:

  1. La empresa a través de las nóminas
  2. El SEPE mediante el abono de la prestación

¿Cómo me afectará a mi declaración de la Renta el ERTE sufrido en el ejercicio 2020?

Puede afectar muy negativamente. Se da la circunstancia de que las prestaciones derivadas del ERTE están libres de retenciones lo que supone que a la hora regularizar la situación fiscal, tendrá que ser el trabajador quien haga ese ingreso de lo no retenido por la administración pagadora de las prestaciones durante 2020. Cuando se haga la declaración dentro de unos meses, pueden suceder dos cosas:

  • Que la Agencia Tributaria nos devuelva bastante menos de lo que nos tiene que devolver
  • Que nos salga un importe a pagar con el que no contabamos

Hemos de tener en cuenta que el importe que hemos recibido del SEPE, en general, salvo que hayamos pedido expresamente que practiquen retención, habrá sido bruto por lo que dichos abonos hay que declararlos en este 2021. 

Además, se da la otro efecto adverso. Muchos de los trabajadores afectados por un ERTE venían percibiendo ingresos brutos inferiores a 22.000 euros anuales de un único pagador en el ejercicio fiscal, lo que les liberaba de la obligación de presentar la declaración de la renta. Podían presentarla si les devolvían, o no presentarla, si el resultado era a pagar.

El hecho de considerar al SEPE como segundo pagador implica que el límite mínimo antes indicado se reduce hasta 14.000 euros cuando se perciban rentas del segundo pagador superiores a 1.500 euros durante el ejercicio. El efecto inmediato es que decenas de miles de trabajadores que antes no tenían obligación de presentar la declaración ahora si la tienen y en la gran mayoría de los casos con un resultado a ingresar.

Desgraciadamente la norma tributaria afecta negativamente a un segmento de población con rentas bajas que sufre de lleno los efectos de las restricciones al comercio, atravesando graves dificultades para llegar a fin de mes. En este sentido, algunas asociaciones y sindicados han pedido al Ministerio de Hacienda que no considere al SEPE como segundo pagador en las declaraciones de la renta del ejercicio 2020, sin respuesta favorable, por el momento. 

¿Cómo paliar el impacto del ERTE en el IRPF de 2021?

Hay algunas forma de evitar que en este nuevo año nos den un ?sablazo? en la declaración de la renta o que el mismo nos duela menos:

  • Tenemos diversas formas de desgravar legalmente reconocidas en la Ley a través de actos o aportaciones dinerarias realizadas en el año 2020 que reducen la carga impositiva de nuestra factura final (por ejemplo, aportar a planes de pensiones)
  • Otra opción es pedir al SEPE que practique la retención correspondiente.
  • Si las dos opciones anteriores no se han materializado en 2020, lo único que queda es guardar una parte del ahorro generado por la prestación bruta recibida del estado para pagar todo o parte del importe que salga pagar en la cuota íntegra. Así evitaremos sorpresas y el momento de hacer el desembolso será menos duro.
error: Content is protected !!